CONTACTA CON NOSOTROS
Inicio > ¿Qué hacemos? > Atención psicológica > Adolescentes > Comportamientos Adictivos

COMPORTAMIENTO ADICTIVO

Adicciones

La identidad del adolescente se encuentra muy influenciada por las opiniones de los demás y las relaciones con el grupo de iguales. En esta etapa, existe una enorme necesidad de formar parte del grupo, un enorme miedo al rechazo y un gran deseo de aceptación. Todas estas necesidades repercuten en su autoconcepto convirtiéndoles en personas vulnerables a novedades sociales (modas, consumo, ocio, etc.); algunas de las cuales pueden ser seriamente perjudiciales.

ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Las nuevas tecnologías de la información (TIC) han revolucionado el estilo de vida de los adultos, pero sin duda el cambio más espectacular se ha producido en los menores, que ya han nacido con estas nuevas tecnologías.

El tipo de patrón de estas conductas adictivas es muy similar al de otro tipo de adicciones, así hablaremos de adicción en todos aquellos casos en los que la actividad, inicialmente inofensiva interfiere en la vida diaria, o cuando se realiza para no pasarlo mal en vez de para pasarlo bien. Entre las señales de alerta que pueden indicarnos una adicción destacan las siguientes:

  • Pérdida de tiempo de estudio, con o sin malos resultados académicos.
  • Deterioro o menor dedicación a las relaciones interpersonales y a otras actividades de ocio.
  • Incremento de las conductas que implican agresividad.
  • Sufrir ansiedad, irritabilidad, incluso malestar físico en caso de no poder utilizar el objeto de la adicción.

Dentro de las adicciones a las nuevas tecnologías señalamos:

Adicción a internet.

Adicción al móvil.

Adicción a redes sociales.

CONSUMO DE SUSTANCIAS

El consumo de alcohol y tabaco tienen serias implicaciones en la salud tanto a corto como a largo plazo. El consumo de estas sustancias está asociado a una gran cantidad de enfermedades, pero aún así están ampliamente disponibles, por su caracter legal. Es muy importante destacar que la adolescencia es una etapa muy vulnerable frente a las adicciones, ya que los efectos nocivos de cualquier tóxico son más perjudiciales en un organismo en proceso de desarrollo.

Las encuestas que maneja la Consellería de Sanidade muestran que un 78,6 % de los menores de entre 14 y 18 años han consumido alcohol alguna vez. Y lo que es más alarmante, un 30 % de los que tienen 14 confiesan que lo han hecho en los últimos treinta días. En el caso del alcohol nos encontramos con un patrón de consumo denominado "agudo", es decir, consumos intermitentes y profundos, especialmente durante los fines de semana (lo que se conoce como botellón).

Existen numerosos motivos por los que los adolescentes se inician en estos hábitos: integrarse en el grupo de iguales, experimentar, relacionarse con otros...

ALCOHOL

La problemática derivada del consumo de alcohol en jóvenes tiene un carácter agudo, diferente a la del adulto, que es crónica. Además, la defensa metabólica ante el alcohol es más baja en menores de 17 años, por lo que su consumo en estas etapas de la vida, puede producir más fácilmente alteraciones orgánicas y/o psicológicas.

Los principales problemas que puede ocasionar el alcohol son:

  • Alteraciones de las relaciones con la familia, compañeros y maestros.
  • Disminución del rendimiento escolar.
  • Aumento de la posibilidad de alteraciones del orden público.
  • Adopción de conductas de alto riesgo.

TABACO

Las razones por las que los adolescentes empiezan a fumar son variadas. Por una parte está la rebeldía propia de esa edad, la necesidad que tienen muchas chicas y chicos durante esa etapa de sus vidas de enfrentarse a los adultos.

Al mismo tiempo es una forma de imitación de la madurez. Ellos intentan copiar aquellos comportamientos asociados a los mayores, y el consumo de tabaco suele ser uno de ellos. Y otro aspecto que influye mucho es el poder de imitación, si los amigos fuman, existen más posibilidades de que ellos fuman.

Debemos tener en cuenta que las personas que comienzan a fumar habitualmente a una edad más temprana suelen afrontar más dificultad para dejar el hábito que las personas que comienzan más tarde.

Los problemas asociados al consumo del tabaco son fundamentalmente de salud: tos, dificultades respiratorias y deterioro de la condición física son sólo algunos de ellos.

CANNABIS

Fumar porros puede convertirse en una adicción. La mayoría de las personas que fuman porros lo hacen de forma esporádica. Pero una persona de cada cinco llega a tener problemas de consumo perjudicial (hay abuso o adicción y hay efectos negativos para su salud), desarrollando una dependencia al cannabis (es decir, fuman casi todos los días). Esta adicción es más probable que aparezca entre aquellas personas que progresivamente van incrementando el número de porros que se fuman en un día (la cantidad), así como el número de días que fuman (la frecuencia).

Los efectos del consumo de cannabis a corto y largo plazo se multiplican en este grupo de edad ya que se extienden las implicaciones en el contexto familiar y académico.Dentro de los efectos de esta sustancia señalamos:

  • Dependencia: incapacidad para abstenerse de la sustancia o controlar el consumo.
  • Letargo, inactividad, pasividad.
  • Disfunciones y dificultades cognitivas.
  • Consumo de otras sustancias: policonsumo.
  • Bajada del rendimiento académico y fracaso escolar.
  • Aislamiento social.
  • Deterioro del sistema familiar.
CONTACTA CON NOSOTROS
Dirección Plaza de la Constitución, 9 - Bajo. 27.800 Vilalba (Lugo)
Teléfono Teléfonos: 982 511 312 / 668 850 778
Mail Correo Electrónico: [email protected]
Horario Horario: De lunes a viernes 10:00-14:00; 16:30-20:30.
SÍGUENOS EN LAS REDES
Facebook LinkedIn Blogger Twitter
HABLAMOS DE...